01/11/2019

Articulos - Clínica

¿Qué es el Síndrome de Burnout?

“Cuando calienta el sol, aquí en la playa…” cantaba un joven Luis Miguel remontándonos a ese preciado momento del año en que nos vamos de vacaciones. Vamos a hablar en éste artículo de algo que también calienta, quema mejor dicho, pero no es el sol en la playa, tampoco el calentamiento global.

Llegamos a Noviembre, y con él la “última línea de batería” de nuestra energía anual comienza a tomar la escena.  Quizás a esta altura del año se hace más tangible el cansancio sobre la rutina y las responsabilidades: Estamos quemados, es un hecho.

La psicología no se desentendió de éste suceso y por eso lo denominó de una determinada manera : Síndrome de Burnout.

La primer persona que lo describió fue Freudenberger en 1974, allá lejos y hace tiempo en tierras estadounidenses. Herbert hizo foco en los síntomas del agotamiento profesional que incluían aspectos medico-biológicos y psicosociales, ambos consecuencia de una demanda excesiva de energía. A partir de ahí surgieron diversas definiciones pero la mayoría coinciden en ciertas características que padecen las personas con el Burnout (Wright,1997)o:

  • Agotamiento emocional: se trata de la carencia de energía y recursos emocionales para afrontar las demandas.
  • Despersonalización: aquí priman las actitudes y sensaciones negativas hacia los demás, ya sean del ámbito profesional o de la vida privada.
  • Baja realización personal: donde se experimenta gran descontento e insatisfacción hacia el trabajo realizado, en general acompañado de una mala opinión sobre el propio desempeño.

Todo este conjunto de factores obviamente puede darse en cualquier momento del año y  la etapa profesional que la persona esté atravesando, pero si es importante destacar que hay ciertos momentos en que, como las flores en primavera, pueden proliferar.

¡Que vengan los bomberos que me estoy quemado!

Ya describimos algunas de las posibles consecuencias del síndrome de Burnout, pero ningún tipo de refrigerante ni cuartel de bomberos será útil para apalear éste “incendio mental-emocional”, entonces ¿Qué medidas podemos tomar? A continuación, algunas recomendaciones:

  • En primera instancia llevaremos la consulta psicológica como estandarte. En momentos de mucho estrés o exigencias laborales agobiantes, el espacio de terapia siempre será una caja de herramientas lista para brindarte las que necesites desde mejora de autoestima hasta técnicas de afrontamiento del estrés y mejorar la gestión emocional ante los problemas.
  • También es importante crear y fomentar redes sociales de apoyo: familia, amigos, compañeros de trabajo que nutran esos espacios de la vida.
  • Por otro lado realizar actividades recreativas o deportivas donde puedas recuperar y renovar energía será de gran valor para reducir el estrés.
  • Y los comodines que protagonizan todos los combos de recomendaciones saludables: una dieta balanceada y horas de sueño reparadoras contribuirán al bienestar general.

Así que estás avisado, no hay mejor extintor para apagar ese incendio que ocuparte, con apoyo y profesionales, de tu salud mental.

 

Referencias bibliográficas:

  • Freudenberger, H.J. (1974). Staff Burnout. The Journal if Social Issues, 30 (1), PP.159-166.
  • Wright, D. (1997). The contribution of the Burnout yo Work Performance. Journal of Organizational Behavior.

 

Romina Alejandra Flores

Contacto: floresalero@gmail.com

 

 

 

 

Comentarios

© 2019 PSiembra. Todos los derechos reservados.
Desarrollo WEBTOM